Érase el Bromo, un volcán activo en Cemoro Lawang

Hace tiempo que no publicaba nada de mi gran viaje de 7 meses por el Sudeste Asiático. Hoy os abro de nuevo el cajoncito de mis joyas. No lo son materiales, si no aquellas que te llenan por dentro. Uno de esos lugares que poseen una increíble belleza natural, donde se respira lo pequeños que somos y el gran poder que posee la tierra. Ese lugar se encuentra en la isla de Java, en Indonesia, y no es otro que el volcán activo Bromo.

El nombre Bromo, es la traducción que hacen en Java de Brahma, dios hinduista de la creación, nombre que le viene perfecto, puesto que al ser un volcán en actividad, todo lo que ha arrojado a lo largo de sus últimas erupciones ha creado un paisaje lunar prácticamente nuevo.

Visitar este lugar de Indonesia, es trasladarte a un escenario de otro planeta. Como si hubieras dejado la Tierra atrás y estuvieras en un set de rodaje de esas películas Sci-Fi que aparentan ser Marte. Un paraje que no contemplaban mis ojos desde que visité los alrededores de San Pedro de Atacama en Chile. Algo inhóspito, inherte y donde cuesta creer que lo que escupe el interior de la tierra, tiene el poder de crear y destruir.

Porque es así como te sientes aquí. La gente local que vive en los alrededores te transmite eso. Son duros, son recios, lo ves en sus ojos y en su piel, y saben que están de paso, que esta tierra en cualquier momento puede destruirlos o expulsarlos para siempre.

Volcán Bromo humeante

Volcán Bromo humeante

El monte Batok

El monte Batok

La vida se abre paso en la caldera de Tengger

La vida se abre paso en la caldera de Tengger

A finales del 2010 el Bromo entró en erupción y continuó de forma intermitente pero siempre activa durante la primera mitad del 2011. Es frecuente que por su actividad sísmica queden vedadas zonas cercanas hasta incluso 2-3 kilómetros de distancia.

En este momento del viaje andaba con mi buena compañera de viaje María Ángeles, y juntos vinimos desde Denpasar, en Bali, en un autocar nocturno que nos dejaba poco antes de las 6 de la mañana en el cruce entre la carretera principal que cruza Probolinggo y la calle que lleva hasta la pequeña estación de autobuses y bemos y que está en dirección de Cemoro Lawang, el cual era nuestro destino.

Caminamos hasta la estación de autobuses unos minutos y pudimos ver como iba cobrando vida. Hay que decir que prácticamente la totalidad de la gente que viene hasta aquí es porque va por su cuenta al volcán y también hay que decir que no fueron muchos los viajeros independientes que vimos durante el día, puesto que es una parada que suelen hacer los paquetes cerrados de turistas que van o vienen de Bali.

Viendo las posibilidades de ir hasta Cemoro Lawang de la manera más económica, descartado el autostop puesto que los locales no quieren llevarte ya que le quitan el pan a los autocares o empresas privadas, puesto que la visita al volcán no  tiene muchas posibles rutas, decidimos cerrar en ese mismo momento, la manera en la que viajaríamos a Yogjakarta durante la noche.

El mar de arena desde el Bromo

El mar de arena desde el Bromo

Uno de los jeeps que lleva  viajeros por el mar de arena

Uno de los jeeps que lleva viajeros por el mar de arena

La garganta del Bromo

La garganta del Bromo

De todas las empresas posibles, el que más nos conmovió por su trato, facilidades, autenticidad y precio era el dueño de Toto Travel (para contactar toto_travel@yahoo.com). Dejamos las mochilas grandes en su establecimiento, acordamos un precio justo, pactamos que nos dejaría justo en el establecimiento que habíamos reservado en Yogjakarta (esto era importante ya que en principio llegaríamos entre las 2 y las 3 de la madrugada) y nos informó de la manera más barata y local de llegar a Cemoro Lawang.

Siendo bien pronto en la mañana, tuvimos que esperar mucho tiempo para poder marchar de la estación de bemos. Esto es porque la opción más usada por viajeros independientes son los microbuses locales llamados bemos, los cuales no marchan hasta que tienen entre 10 y 15 viajeros a 30000 IDR por persona. Eramos los únicos, y nos pedían pagar la totalidad del bemo si queríamos marchar. Con la espera, ese precio empezó a decrecer pero nunca dejando de ser un atraco, por lo que armados de paciencia, esperamos.

La solución final, apareció, y este era un bemo pero con gente local, mucho más destartalado y al cual decidimos subir finalmente. No obstante pagamos mucho más que la gente local pero mucho menos de lo que nos pedían los anteriores. El recorrido hasta Cemoro Lawang es bello a más no poder y va ganando altura cruzando zonas verdes frondosas y diferentes pueblos, entre ellos el de Ngadisari.

Una vez llegados, pudimos ver un pueblo de altitud con pocas casas alrededor de una calle principal empinada que asciende hasta un corte muy escarpado, donde comienza la caldera del macizo de Tengger, una vasta zona de 10 kilómetros de anchura. De ahí emergen tres cumbres, siendo el Bromo, a 2382 metros, una de ellas. Las otras dos son el Batok de 2440 metros y el muchas veces humeante, Semeru de 3676 metros. Todo este conjunto volcánico recibe el nombre de Parque Nacional de Bromo-Tengger-Semeru.

Gran y rico plato de Bakso

Gran y rico plato de Bakso

Uno de los trabajadores de caballos descansando

Uno de los trabajadores de caballos descansando

Yo recorriendo la cresta del cráter del Bromo

Yo recorriendo la cresta del cráter del Bromo

Ya en el corte citado de la ladera, y al lado del Cemara Indah Hotel hay tres posibles caminos, dos de ellos muy conocidos. A mano derecha está el sendero y carretera que lleva al Penanjakan donde las excursiones llevan a los turistas a ver el amanecer por ser supuestamente el lugar más pintoresco. El día no era especialmente bueno así que no había seguridad de poder verlo bien así que lo dejamos. El segundo camino, el que va a la izquierda del hotel y por donde bajan todos los jeeps que circulan por el mar de arena, tiene a veces guardas del parque que piden un precio de acceso.

Sin embargo, nosotros, que íbamos por nuestra cuenta y caminando, cogimos el sendero angosto que baja frente al hotel mencionado, y que descendiendo en zig zag llega al mar de arena, donde tras una caminata viendo coladas de lava, caballos y jeeps llegas a las faldas del Batok, al templo hinduista y a las escaleras que ascienden a la cresta del cráter del Bromo.

Quédate aquí mucho rato puesto que bien vale la pena, hablar con los locales, ver la garganta que lleva a las entrañas de la tierra con el humo continuo que sale de ella. Además puedes caminar por todo el cráter y recorrerlo por la cresta.

Después de quedarnos y disfrutar durante horas del lugar, disfrutamos de un bien merecido plato de Bakso, y volvimos al punto de inicio en Cemoro Lawang donde esta vez sí pudimos coger el bemo local compartido con muchos más locales al precio original. Regresamos a la estación de autobuses de Probolinggo a tiempo para comprar comida, cenar y coger el coche que salía a las 19.30 y que nos dejaría en medio de la noche en nuestro hostal en Yogjakarta.

Templo hinduista a los pies del Batok

Templo hinduista a los pies del Batok

Panorámica desde Cemero Lawang

Panorámica desde Cemero Lawang

Contemplando la caldera de Tengger

Contemplando la caldera de Tengger

Recorrido de la ruta hacia/desde Probolinggo

Gastos (1 € ~ 14000 IRD) Actualizado a 30/03/2015

Transporte: Total: 355000 IRD = 25,36 €

  • Autocar nocturno Denpasar – Probolinggo: 150000 IRD = 10,71 €
  • Bemo Probolinggo – Cemoro Lawang: 50000 IRD = 3,57 €
  • Bemo Cemoro Lawang – Probolinggo: 30000 IRD = 2,14 €
  • Coche compartido Probolinggo – Yogjakarta: 125000 IRD = 8,93 €

Comer/Beber: Total: 64500 IRD = 4,61 €

Varios: Total: 2000 IRD = 0,14 €

Total: 421500 IRD = 30,11 €

Caballos a los pies del Bromo

Caballos a los pies del Bromo

Grupo de amigos indonesios

Grupo de amigos indonesios

Alejandro Arroyo

Mi nombre es Alejandro Arroyo y soy un apasionado de los viajes. En mi trayectoria viajera figuran un viaje en Interrail, otro por el Transmongoliano, estancias de varios meses en Suecia y Chile, escapadas por Europa y actualmente me encuentro en un viaje de 7 meses por el Sudeste Asiático. Soy Licenciado en Psicología, buceador Avanzado y amante de los deportes extremos y la naturaleza.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Flags Widget powered by AB-WebLog.com.