Marruecos, mi primera incursión africana (IV): de M´Hamid a Armed

¡¡La bes!!

Una vez publicadas las entradas explicando los Primeros cuatro días entre Marrakech y M´HamidBases del Viaje y los Datos Prácticos e Itinerario, llega el segundo de tres posts en los que os desgranaré cada uno de los doce días de viaje por Marruecos. Concretamente, en este post os detallaré todo lo que hicimos entre los días quinto y octavo del viaje, desde que despertamos en el desierto del Erg Lihoudi hasta que nos fuimos a dormir en el albergue en Armed. Seguid leyendo y sabréis todo lo que hicimos esos 4 días de trepidantes aventuras, historias, datos y anécdotas.

Itinerario

Día 5: M´Hamid – Ouarzazate

Después de dormir apenas 4 horas madrugamos para ver el amanecer en el desierto de Erg Lihoudi. Todo el tiempo que pasamos en el desierto mereció la pena y es algo que recomiendo fuertemente. El amanecer baña de todos los colores cálidos posibles las dunas del desierto. Nosotros, gracias a Adil hicimos todo con Bivouac L´Erg, la empresa donde trabajaba su primo Mustapha y donde todo lo que recibimos estuvo amortizado por los 450 MAD que pagamos. Incluye la ida y la vuelta al campamento con camello llevados por un guía, una haima para 4 personas bastante cómoda para dormir, y una cena y desayuno copiosos. Sin duda un éxito.

Después de hacernos miles de fotos jugando en las dunas del desierto, con los camellos y con la gente del lugar pusimos rumbo de vuelta a M´Hamid con nuestros camellos bajo el duro sol del desierto. Y menos mal que era casi invierno. Al llegar al pueblo, descansamos en casa de Mustapha, recogimos nuestro coche, conocimos muchos niños locales y pusimos rumbo al norte de nuevo ya que nos quedaban muchas horas de carretera con el objetivo de llegar a Ouarzazate a dormir. 261 kilómetros de carretera.

Local viendo el amanecer

Local viendo el amanecer

Con la gente del desierto

Con la gente del desierto

Amor

Amor

Al llegar, localizamos nuestro alojamiento, llamado Hotel Essalam (63 MAD/persona) con una habitación para los cuatro con baño incorporado y WI-Fi en la recepción. Un lugar tranquilo donde descansar. Cogimos fuerzas tomando un té, dimos un paseo por la ciudad de noche y terminamos cenando en uno de los pocos lugares que aún estaban abiertos (38 MAD).

ANÉCDOTA: Mientras estábamos ya tranquilos con nuestro té de menta en una de las terrazas de una de las calles principales, a Adil lo llama la policía para que salga y les explique qué hace con nosotros. Por lo que dedujimos alguien nos había denunciado ya que vinieron directos a la terraza por él. Entendimos después, que hay miedos por parte del gobierno a que haya espías locales para países occidentales.

Las huellas del desierto

Las huellas del desierto

Amanecer en las dunas

Amanecer en las dunas

Niño de M´Hamid

Niño de M´Hamid

Día 6: Ouarzazate – Skoura – Aït Ben Haddou

Después de recoger pusimos rumbo a Skoura, un pueblo rodeado de palmerales protegidos por la Unesco que lo convierten en uno de los oasis más importante del país. El viaje en coche era de 44 kilómetros por la carretera N10. Al llegar disfrutamos de un super desayuno (45 MAD) en Le Vallee des Fleurs Restaurant Cafe, en la calle principal.

Nos dirigimos, siguiendo las señales a la Kasbah Amridil, donde por 10 MAD, puedes visitarla y ver las vistas a los palmerales. Es una de las más conocidas de Marruecos, tanto que incluso aparece en los billetes de 50 MAD.

Timidez

Timidez

Sin embargo sin duda, lo que más disfrutamos fue tras esa visita adentrarnos en el conjunto de casas en la parte posterior de la Kasbah donde pudimos ver el día a día de los locales, recibir su altruismo, sus sonrisas, disfrutar un té, jugar al fútbol con los niños locales y hacernos amigos de unos gatos amorosos.

Reflexión

Reflexión

La sonrisa de un niño

La sonrisa de un niño

Halo de misterio con el adobe

Halo de misterio con el adobe

Volvimos al coche y pusimos rumbo a Aït Ben Haddou pasando de nuevo por Ouarzazate y tras recorrer los 73 kilómetros que lo separan de Skoura, llegamos al pueblo que acoge una de las kasbas más representativas del país y que ha sido motivo de escenificación de muchas películas de Hollywood. Aparece en Lawrence de Arabia, Jesús de Nazaret, La Joya del Nilo y Gladiator.

Una vez pagados los 10 MAD de entrada, puedes descubrir como este lugar está parado en el tiempo. Sus cuestas y escalones desembocan en la cumbre con un granero fortificado (agadir) en ruinas con vistas de los palmerales y de la hammada (desierto de piedra). Hay un par de puestos de recuerdos y algún músico local.

Hicimos miles de fotos dentro y desde afuera, en el río frente a la entrada para contemplar desde abajo la mejor perspectiva de la kasbah. Una vez visto como llegaban los rojos del atardecer y aparcado bien el coche, fuimos en busca de alojamiento para quedarnos finalmente en el Auberge Ben Haddou (63 MAD por persona en habitación doble). Dimos un paseo nocturno por la única carretera principal y volvimos para cenar unos tajines (55 MAD).

Aït Ben Haddou

Aït Ben Haddou

Ver pasar el tiempo

Ver pasar el tiempo

Músico en el interior de la kasbah

Músico en el interior de la kasbah

Día 7: Aït Ben Haddou – Marrakech

Madrugamos para tomar el desayuno (40 MAD) y poner rumbo ya a Marrakech donde teníamos que estar máximo a las 12 de la mañana en el Aeropuerto de Menara para devolver el coche de alquiler. Recorrimos los 186 kilómetros parando para comprar algo de fruta (8 MAD/persona) y poner lo poco que necesitábamos de gasolina (13 MAD/persona) para regresar.

Tras devolver el coche sin problemas fuimos a casa de Adil en un taxi los cuatro (50 MAD/taxi) para descansar unas horas del viaje de 4 días por carretera antes de ir a caminar por la tarde por la ciudad. Cogimos un par de Grand Taxis por 5 MAD persona y comimos en Djemaa el-Fna unos tajines y cuscús (25 MAD/persona).

Minarete de Koutoubia en Marrakech

Minarete de Koutoubia en Marrakech

Babuchas

Babuchas

Deambulamos por la ciudad hasta que la noche llego para recorrer los bazares alrededor de la plaza y hacer un poco de turistas buscando souvenirs, cenamos muy barato unas Hariras y unos dulces que nos devolvieron algo de fuerzas (11 MAD) y volvimos a las terrazas para contemplar las luces del espectáculo y degustar otro té a la menta (12 MAD). Pudimos contemplar por primera vez de noche y hacer unas fotos al Minarete de Koutoubia.

El cansancio pronto se apoderó de nosotros por los días agotadores que llevábamos entre los hombres y cogimos un Grand Taxi (5 MAD) hasta la casa de Adil de vuelta.

Harira Ramadan, un tipo de sopa

Plaza Djemaa el-Fna en Marrakech

Plaza Djemaa el-Fna en Marrakech

Día 8: Marrakech – Imlil – Armed

Con las pilas cargadas nos pusimos rumbo a Imlil. Era día de despedidas y con gan tristeza decíamos hasta pronto a Adil, un gran amigo y anfitrión que hizo de estos días una experiencia mágica. A partir de este día y hasta el último viajaríamos sólo con Adam, puesto que habíamos descubierto que teníamos una manera muy similar de ver el viajar y un sentido del humor muy parecido. Viajero y mochilero de verdad.

Dirección a la Avenida principal cercana a casa de Adil para coger un Petit Taxi entre los tres, nos paramos a solucionar unos problemillas de Adam con su móvil y mientras compramos el desayuno de crepes con queso, unos bollos y zumo, todo por 30 MAD. Después de las despedidas, cogimos el taxi hasta la plaza Djemaa el-Fna donde salían los taxis compartidos hacia Imlil.

Iniciamos el regateo de rigor, hasta que quedamos finalmente y tras esperar casi dos horas a que llegaran más personas, a compartir el taxi con una pareja de escoceses por un total de 200 MAD (sólo 40 MAD por persona). Hicimos la ruta de Marrakech-Asni-Imlil con un conductor bastante agradable en apenas una hora y media. Nos dejó a la entrada del pueblo donde paran todos los taxis y microbuses.

Decidimos hacer una parada larga para tomar un té, disfrutar de las vistas de las montañas y el río y estirar las piernas bajo el día de sol agradable que hacía. Se notaba que ya estábamos en zona montañosa y ascendiendo por el Atlas, puesto que la temperatura, aún siendo agradable, comenzaba a ser más fresquita.

Pueblo de Armed

Pueblo de Armed

Mujer en sus quehaceres

Mujer en sus quehaceres

En principio llegamos para pasar una noche en los Atlas y teníamos claro que queríamos hacer las ascensión desde Imlil hasta el Refugio Toubkal y regresar, ya que nos estábamos preparados en equipamiento para coronar el Yebel Toubkal. Finalmente decidimos este día, dormir en Armed, y andar los 3 kilómetros que separan Imlil de Armed para evitárnoslos al día siguiente.

Es una bonita ascensión donde empiezas a contemplar la inmensidad de estas montañas y te cruzas con locales que te irán señalando el camino. Cruzarás un río sobre un puente y te toparás con varios portadores con burros que cargan las mochilas y equipos de los otros turistas y viajeros.

Una vez llegados a Armed tras una horita, seguimos las señales hasta el lugar que habíamos decidido que sería nuestro alojamiento, Les Roches Armed. Sin duda un lugar mágico, en lo alto del pueblo, con vistas desde la terraza a todas las montañas que lo rodean, con unas habitaciones y salones realmente cómodos y confortables y con unos trabajadores realmente atentos y agradables. Pide muchas mantas y que pongan el fuego. Además la comida es realmente buena. Pagamos 50 MAD por persona por dormir (si pagas dormir, cenar y desayuno son 150 MAD por persona).

Dejamos las cosas, nos instalamos y nos fuimos a recorrer el pueblo, conocimos muchos niños, oímos la llamada a la oración y la salida de la mezquita. Sin duda es un pueblo de montaña hermoso con mucha autenticidad donde la gente te habla y disfrutas de una belleza que lo rodea inusual.

Continuamos andando hasta encontrar un lugar donde comer unas tortillas (24 MAD/persona) y comprar agua además de informarnos de dónde salía el trekking para la mañana siguiente. La noche llegó y ya nos cobijamos en las habitaciones con mantas, fuego y juegos hasta que Morfeo nos conquistó y nos fuimos a dormir.

Salón de descanso donde pasamos horas

Salón de descanso donde pasamos horas

Mezquita de Armed

Mezquita de Armed

Tajín de pollo y de verduras

Tajín de pollo y de verduras

Alejandro Arroyo

Mi nombre es Alejandro Arroyo y soy un apasionado de los viajes. En mi trayectoria viajera figuran un viaje en Interrail, otro por el Transmongoliano, estancias de varios meses en Suecia y Chile, escapadas por Europa y actualmente me encuentro en un viaje de 7 meses por el Sudeste Asiático. Soy Licenciado en Psicología, buceador Avanzado y amante de los deportes extremos y la naturaleza.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Flags Widget powered by AB-WebLog.com.